El papel de los medios de comunicación en el aprendizaje

Primer plano de la mano de una persona que se tapa su cara.

Cuando mi sobrino Luis David tenía unos seis años escucharlo hablar era como escuchar hablar a Mickey Mouse. Pasaba muchas horas viendo videos de Disney. Mi sobrina Jimena, en cambio, cuando tenía entre cuatro y cinco años pasaba muchas horas con mi papá. Él, fanático de la música de Michael Jackson, cuidaba a Jime, así que en nada estábamos viéndola hacer la coreografía de Billie Jean.

La exposición continua a los medios de comunicación y entretención tiene esas consecuencias. En este caso nada preocupantes, como otros casos en los que sí hay un problema.

El capítulo seis del libro Introducción a la psicología, el acceso a la mente y la conducta, dedicado al condicionamiento y aprendizaje, aborda las diferentes maneras en las que aprendemos los seres humanos. Una de ellas es el aprendizaje observacional, el cual se trata de “observar e imitar las acciones de otra persona o notar las consecuencias de esas acciones” (Coon et al, 2019, p. 219).

El caso de Mickey y de la coreografía de Michael Jackson no representaron ninguna amenaza en el crecimiento de mis sobrinos, sin embargo, es una muestra de lo mucho que debemos cuidar cuál información consumimos de las plataformas de contenido, ya sea televisión, radio, prensa escrita, vallas publicitarias o Internet. El bombardeo de información poco curada, los fake news y la violencia que se muestra en los medios es otro de los problemas con el que tenemos que lidiar día a día, y aplica tanto para niños como adultos.

¿Cuál es el papel de los medios de comunicación en todo esto?

El autor plantea que una gran mayoría de las cosas que aprendemos, niños y grandes, viene de los medios de comunicación masiva. Y que especialmente los niños son quienes tienden a imitar lo que allí ven (Coon et al, 2019, p. 220).

Durante 14 años trabajé en medios de comunicación como periodista y editora, en un país como Costa Rica, en el que existe una afición difícil de entender hacia los sucesos.

Eso quería decir que todos los días, a toda hora, estaba expuesta a la cobertura de accidentes de tránsito, asesinatos, delitos, suicidios, violencia de género, asaltos, hurtos, peleas y desastres naturales. Aunque yo realmente nunca me dediqué a cubrir sucesos, debo confesar.

A mí en la universidad me enseñaron que existe una sección en los medios llamada sucesos, en la que se le da cobertura a cuanta tragedia ocurra. Que vale la pena croniquear los hechos y que, de vez en cuando, se hacen “investigaciones”, en plan ¿cuál es el cantón con más riñas por droga en el país? Y cosillas así.

Ok. Aquí quiero llegar. En tiempos recientes, con la madurez y la experiencia de los años, y con la violencia de género vista con otros ojos empezamos (algunos compañeros y yo) a pensar dónde estaba el valor en contar el paso a paso de cómo Adrián Salmerón Silva asesinó a una familia en su casa en Matapalo de Santa Cruz, o cómo Gerardo Alonso Ríos Mairena acabó con la vida de cinco estudiantes en Liberia. De hecho hay una nota en un medio de comunicación nacional llamada “Masacre de Liberia: así fueron los hechos paso a paso que terminaron con condena para Ríos Mairena“. ¿Qué aportamos los periodistas a la sociedad al detallar, eso, detallar, cómo murió la joven Eva Morera a sus 19 años?

Una cosa es denunciar, otra informar, y otra croniquear, paso a paso, con no sé cuál motivación, el asesinato de una persona. ¿No es esa una forma de dar demasiadas ideas? Es pregunta, no afirmación. ¿No estamos siendo irresponsables al abordar públicamente hechos de una investigación (por más que ya haya terminado)?

Si una gran mayoría de cosas las aprendemos de los medios de comunicación, no comprendo el morbo de seguir bajo esa línea editorial. Aunque entiendo y sé que el morbo también vende.

Hay una línea muy delgada entre informar sobre lo que pasa en el país para educar y evitar actos de la misma índole, y abordar el tema como si fuera un espectáculo. Todavía no conozco la manera correcta de abordar estos temas. Pero tiene que existir una mejor versión de las secciones de sucesos de los medios de comunicación de este país. No vaya a ser que sirvan como ejemplo de aprendizaje observacional.

¿Cuál valor encontrás vos en que los medios de comunicación masiva dediquen minutos en sus noticieros y páginas completas a relatar un asesinato o un delito?

Referencias

D. Coon, J. Mitterer y T. Martini. (2019). Introducción a la psicología, el acceso a la mente y la conducta (14a. ed.). Cengage

Fotografía del primer plano de la mano de una persona que se tapa su cara. N. Caré, (s.f.), https://pixabay.com/es/photos/mano-mujer-hembra-desnudo-miedo-1832921/

3 comentarios sobre “El papel de los medios de comunicación en el aprendizaje

  1. Dependiendo de la forma en la que se aborde, muchos periodicos no ayudan a las victimas, la forma en la se abordan las noticias ay6uda a inculcar en la población la idea de culpar a la victima y la normalización de la violencia en los medios hace que la población deje de sentir sensibilidad a estos temas.

    Me gusta

    1. La falta de sensibilidad es palpable. La publicación de esta categoría de noticias nos hace perder el asombro y, en algunas ocasiones, el respeto hacia los demás. Por otro lado como periodista para mí la forma correcta tendría que ser la que aporte o eduque desde una perspectiva de interés público, no en ayudar a una víctima, porque la función principal de los medios de comunicación y de los periodistas no está basada en ayudar.

      Me gusta

  2. Ericka, primero, quiero felicitarte del enfoque que diste en este capitulo, me gusto mucho su punto de vista y como lo expusiste por medio de tus sobrinos.

    En mi caso tengo dos hijos que ya son prácticamente adultos y hasta el día de hoy le cuentan a sus amigos que de niños no sabían que existía Goku, ni Naruto, menos los Simpsons de hecho, debido que yo trabajo y ellos pasaban mas en la escuela y en la casa de mi mamá que los cuidaba; en nuestra casa no teníamos cable pues era un gasto innecesario , y poco productivo , en el poco tiempo que teníamos para compartir lo dedicábamos a trabajos escolares o a jugar con rompecabezas o juegos de mesa, etc y hoy por hoy considero que son chicos con una salud mental muy sana, resolutivos, enfocados en superarse y ayudar a los demás y ante todo rechazan cualquier situación de violencia.

    En resumen, estoy completamente en desacuerdo que los niños se eduquen frente a una pantalla a menos que sea algo educativo o para algún bienestar.

    Con respecto a tu pregunta, hasta el día de hoy no vemos noticias en mi casa, tratamos de enterarnos de lo necesario en el diario vivir por ejemplo con el tema de la pandemia, los cuidados, los protocolos y restricciones, pero sobre asesinatos, robos, violaciones no me gusta que nos contaminemos de esos horrores y menos cuando los medios de comunicación se vuelven tan sensacionalistas y explotan las emociones de los mas afectados.

    Gracias
    Yesenia Quesada

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: