12 características de las personas que buscan la autorrealización

Cuando pensamos que una persona tiene encanto, carisma, estilo, que es amigable, sociable y honesta no estamos hablando de su personalidad. Los psicólogos consideran que la personalidad es un patrón único de pensamientos, emociones y comportamientos que acompaña a las personas a lo largo del tiempo, es la consistencia de quienes somos, hemos sido y seremos (Coon, 2019, p.389). Sí tiene que ver también con cualidades, pero solo con aquellas estables en cualquier ámbito o situación en la que se encuentre una persona.

La personalidad, además, puede variar y verse afectada en determinados momentos, porque también es una mezcla de talentos, valores, esperanzas, amores, odios y hábitos de cada persona (Coon, 2019, p.389). Y claro, nuestros hábitos y valores van cambiando conforme crecemos, aprendemos y maduramos.

Pongo en contexto la teoría sobre la personalidad para hablar sobre la autorrealización, la cual, según el psicólogo estadounidense Abraham Maslow, es un proceso del desarrollo pleno del potencial personal.

Maslow, fundador de la psicología humanista, estudió a las personas que él consideraba que llevaban vidas extraordinariamente efectivas y satisfactorias. Buscó patrones entre artistas, escritores, estudiantes, oficinistas, amas de casa, y descubrió que “una persona autorrealizada vive de forma creativa y aprovecha sus potenciales a plenitud (…) Sin importar si son famosas o desconocidas, instruidas o ignorantes, ricas o pobres” (Coon, 2019, p.409).

Leer también: ¿Cuál es el propósito de tu vida?

En el capítulo sobre la personalidad del libro Introducción a la psicología, el acceso a la mente y la conducta hay una lista de 12 puntos sobre cómo son las personas que buscan la autorrealización:

  1. Son capaces de juzgar las situaciones de forma correcta y honesta. Son muy sensibles a lo falso y deshonesto.
  2. Aceptan su naturaleza humana, con todo y sus fallas. Aceptan las deficiencias de otros y las contradicciones de la condición humana con buen humor y tolerancia.
  3. Tienden a ser muy vivaces, comprometidas y espontáneas.
  4. Tienen una misión por cumplir en la vida o persiguen alguna tarea o problema ajeno a ellos mismos.
  5. No dependen de autoridades externas ni de otras personas. Suelen estar llenas de recursos y ser independientes.
  6. No cesa de renovar su apreciación de los bienes básicos de la vida: aprecian un atardecer o una flor con tanta intensidad como la primera vez.
  7. Camaradería con la humanidad. Los sujetos de Maslow se sentían plenamente identificados con otros y con la condición humana en general.
  8. Las relaciones interpersonales de los que buscan la autorrealización se caracterizan por profundos vínculos llenos de amor.
  9. Valoran la soledad y se sienten cómodas cuando están solas.
  10. Tienen la capacidad para reírse de sí mismas.
  11. Tienen momentos temporales de autorrealización personal. Dichas ocasiones están marcadas por sentimientos de éxtasis, armonía y profundo significado.
  12. Se sienten parte del universo, fuertes y tranquilas, llenas de luz, bellas y buenas.

¿Qué tal? Leer esto es demasiado inspirador —creo—, sin embargo ponerlo en práctico, como todo en la vida, es lo complicado. Pero, como aclara Maslow, la autorrealización requiere de mucho trabajo, paciencia y dedicación, pues es un proceso, no una meta (Coon, 2019, p.409).

¿Y qué tiene que ver la autorrealización con nuestra personalidad? En años recientes, profesionales de la psicología positiva han tratado de estudiar los rasgos positivos de la personalidad que contribuyen a la felicidad y el bienestar (Peterson y Seligman, 2004). Estas son seis fortalezas humanas que contribuyen al bienestar y la satisfacción con la vida. Cada fortaleza tiene varios rasgos positivos de la personalidad:

  1. Saber y conocimiento: creatividad, curiosidad, mente abierta, amor por aprender y perspectiva.
  2. Valor: bravura, persistencia, integridad y vitalidad
  3. Humanidad: amor, bondad e inteligencia social.
  4. Justicia: ciudadanía, equidad y liderazgo.
  5. Templanza: capacidad para perdonar, humildad, prudencia y autocontrol.
  6. Trascendencia: apreciación de la belleza y excelencia, gratitud, esperanza, humor y espiritualidad.

Ahora sí, esto es como hacer un test, yo escribí todo en una hoja y fui tachando con colores los rasgos positivos que, genuinamente, creo que tengo y cuales otros debo fortalecer o empezar a trabajar si quiero trabajar en mi autorrealización. Contáme, para vos ¿qué es la autorrealización y cómo te trabajas en ella?

Referencias bibliográficas

D. Coon, J. Mitterer y T. Martini. (2019). Introducción a la psicología, el acceso a la mente y la conducta (14a. ed.). Cengage

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: